sábado, 15 de enero de 2011

EXTRAORDINARIO


Claudia, mi sobrina ha adoptado un nuevo perro. Es el tercero que adoptan ella y su madre y es un caso curioso. Es un perro de tres años que se ha pasado año y medio en El Refugio, esperando ser adoptado. Es negro, grande y tiene una cara muy simpática pero sus primeros dueños tuvieron la suficiente sangre fría para abandonarlo a su suerte.

Me pregunto qué pensará cuando vea su nueva casa y se encuentre entre gente que le quiere. Me pregunto si sabe la suerte que ha tenido al tener una segunda oportunidad de ser un perro feliz, y de tener un ser humano al que hacer compañía.

Mi sobrina me ha dado una gran lección de generosidad. Tiene un corazón muy grande, pero hasta a mí me sorprende todo lo que cabe dentro. Lo digo así porque este perro que ha adoptado, a diferencia de los anteriores, puede ser adoptado por otra familia en cualquier momento. Y Claudia, sabiendo que puede tener que dejarle marchar, ha decidido darle su amor y sus cuidados.

Elmo, el nuevo perro, está ahora disfrutando de la compañía de sus amigos Tana y Konde, y yo no puedo evitar maravillarme de que, al igual que hay un ser humano capaz de dejar a su perro en la cuneta, hay otro que es capaz de acogerlo y amarlo.

Efectivamente, como dice un anuncio, el ser humano es extraordinario.


No hay comentarios: