jueves, 3 de marzo de 2011

MOMENTOS


La vida está compuesta de momentos. Unos duran más y otros menos, pero sólo son momentos, que terminan cuando comienza el siguiente. Hay momentos en que reímos y otros en que lloramos, momentos que nos ayudan a crecer y momentos que nos enseñan a tener miedo. También hay momentos que nos gustaría que duraran siempre, que se alargaran en el tiempo y otros que nos gustaría que terminaran cuanto antes. También hay momentos que desearíamos no haber vivido, palabras que querríamos no haber dicho y actos que pagaríamos por no haber realizado.

Hay momentos que te llenan de esperanza y otros en los que la pierdes. En otros, sientes que estás a merced del destino. Te sientes pequeña, débil, insignificante, como si cualquier pequeña ráfaga de viento te pudiera tirar al suelo. Son esos momentos en los que lo único que puedes hacer es apretar los dientes y seguir adelante, afrontando lo que venga, sea lo que sea. No sabes si serás capaz, sólo que tienes que hacerlo. Y, no sabes cómo, lo haces.

Y también hay momentos, como hoy,en los que sólo puedes dar gracias. Momentos en los que no puedes evitar pensar, mientras te alegras de cómo ha ido todo, que podía no haber sido así, que la realidad hubiera podido ser otra y que podría haber cambiado tu vida para siempre. Pero, afortunadamente, no ha sido así. Y en esos momentos sólo te queda dar las gracias. No importa si se las das a Dios, a tu pata de conejo o a tu hada madrina, pero las das. Porque sientes que, gracias a un inusitado cambio de agujas, tu vida sigue tal y como era.


No hay comentarios: