jueves, 25 de julio de 2013

Cuentos infantiles

Después de casi siete meses, vuelvo por fin a retomar mi blog. El parón se debe a esos momentos en los que la vida se te pone delante del ordenador y te obliga a relegarlo hasta que se encarrila de nuevo. Esto no es necesariamente malo, o fruto de una tragedia. A menudo estos parones nos sirven para darnos cuenta de en qué dirección íbamos y si realmente queríamos seguir por ahí o había llegado ese momento de dar un volantazo y dirigirnos hacia el destino que realmente deseamos, y no hacia el que íbamos.




Aunque lo que he dicho del ordenador no es todo cierto. Aunque he abandonado el blog, no he hecho lo mismo con la escritura. Durante este tiempo he escrito tres cuentos infantiles y he comenzado una nueva novela que tenía en proyecto desde hace mucho tiempo y que, por fin, empieza a tomar cuerpo, como la semilla de una pequeña planta que, despacito, comienza a abrirse paso a través de la tierra para lograr ver el sol.



De momento no tengo mucho más que decir, simplemente necesitaba desperezar a este mi viejo blog, sacudirle el polvo acumulado durante estos meses y engrasar las teclas de nuevo. La vida está llena de paréntesis que, después de abrirse, se cierran, para dar cabida a un nuevo argumento, el que retomo ahora.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Mercedes:

he dado con tu blog, porque he leído en el de "Gatetes y monadas" que también te has presentado al concurso literario de Everest "Leer es vivir", en la categoría infantil.
Yo también, y aquí andamos, esperando ansiosamente ese fallo del jurado...

¿Sobre que trata tu cuento?

Un saludo,

B.F

Mercedes Torija dijo...

Hola B.F.

Pues el fallo del jurado llegó y yo no gané, no sé si tú has sido uno/a de los finalistas o la ganadora. Mi cuento trata sobre un perro al que han dejado en una perrera porque está enfermo y se ha vuelto molesto para la familia que lo tenía. Ha perdido la esperanza de encontrar a alguien que le quiera, pero un día aparece una niña de catorce años en la perrera buscando un nuevo compañero para sus dos perros, y decide llevárselo a casa, donde conocerá a Tana y Konde, quienes, a partir de ese momento, se convertirán en sus mejores amigos, y "hasta aquí puedo leer" :-)

¿De qué va el tuyo?

Un saludo,

Mercedes