¿Los escritores noveles tenemos una olla de oro y yo no me he enterado?

Llevo muchos años viviendo de alquiler y, a menudo, cuando he querido cambiar de casa casa y el posible nuevo casero me muestra su piso en alquiler siempre me pregunto ¿acaso creen que los inquilinos tenemos una olla mágica llena de dinero que no se gasta nunca? Que quieres una lavadora que no te destroce la ropa, no te preocupes, te la puedes comprar tranquilamente y, de paso, le sustituyes al casero la antigua chatarra que se cae a pedazos. ¿Que no hay suficientes armarios? Tranquila, que en Ikea, a buen precio, puedes encontrarlos a porrillo (esto lo he oído yo misma con toda la desfachatez del mundo) y así, hasta el infinito. 


Hoy, mientras buscaba cómo promocionar mi libro, me ha venido a la mente la misma pregunta. ¿Será que los escritores noveles tenemos una olla llena de dinero y yo no me he enterado? Porque, en la mayoría de los sitios webs en los que puedes promocionar la novela, debes pagar un módico precio. Y ya no te digo si quieres que alguien externo te corrija la novela, el estilo, te haga una portada o te cuente los secretos para ser un éxito de ventas en Amazon en un abrir y cerrar de ojos... sea como sea, todos te piden dinero cuando, por definición, los autores noveles no solemos tener un presupuesto muy holgado como para ir soltando billetes por doquier. Y ya no hablo de la llamada "co-edición", porque quiero terminar esta entrada antes de fin de año. 

Sé que todo el mundo tiene derecho a tener su negocio y a cobrar por él pero, sinceramente, me parece que hay mucho listo que desea ganarse la vida a costa de quienes soñamos con vivir de la literatura. El mundo literario ha cambiado mucho. Las épocas en las que bastaba con enviar el manuscrito a las editoriales parecen haber desaparecido ya. Hoy en día existen, afortunadamente, otros medios, como Kindle y similares para quienes queremos lanzar nuestra obra al mundo. Pero, por ello mismo, hay muchos, no precisamente bienintencionados, que buscan lanzarse como buitres sobre el escritor novel que, con su obra aún calentita entre las manos, se lanza a hacerse un hueco en el mundo literario. 

En fin, entre capítulo y capítulo, buscaré esa olla de oro que parece ser que debemos tener los escritores. Pero, por si no la encuentro, que me da que no, seguiré escribiendo con la mayor calidad posible novelas y relatos que hagan disfrutar a mis posibles lectores. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Entrelazamiento cuántico, almas gemelas y el hilo rojo

PAGANINI ¿VIOLINISTA DIABOLICO?