Entradas

Mostrando entradas de 2017

HAZLO O NO LO HAGAS, PERO NO LO INTENTES – El fracaso como estímulo para el escritor

Imagen
La primera vez que escuché esta frase, cuando el pobre Luke Skywalker trataba de aprender a ser Jedi y el Maestro Yoda no le daba un respiro en la película Star Wars, el Imperio contraataca, pensé que, en el fondo, restaba posibilidades. Si no puedes intentarlo ¿no puedes hacerlo? Entonces, si no hay posibilidad de no conseguirlo, mejor no intentarlo, ¿no?

No importa

Imagen
No importa cuánto tiempo tardes en encontrarte a ti mismo, ni las vueltas que des para hacerlo. 
No importa el camino, ni los errores, ni las veces que tengas que volver sobre tus pasos para lograrlo. 
No importa si lo haces al principio o al final. 
Porque el día que te encuentres a ti mismo, sentirás que todo el viaje mereció la pena.

10 DE MAYO DIA MUNDIAL DEL LUPUS

Imagen
Seguramente muchos no lo sabéis, pero hoy, 10 de mayo, es el día mundial del lupus.

A la mayoría ni os sonará, si acaso por alguna serie de la tele. Pero quienes, como yo, tenéis a alguien cercano y querido con esta enfermedad, estaréis más familiarizados con ella.

Podría daros mil definiciones del lupus, una lista (casi interminable) de sus síntomas, cómo incide en la calidad de vida de los pacientes, como te cambia la vida... pero creo que mucho mejor que yo, puede hacerlo Nuria, que escribe el blog  llamado Tu Lupus es mi Lupus. Si queréis saber realmente qué es el lupus , nada mejor que entrar en este enlace, pero creo que es aún mucho más importante saber lo que es, de verdad, vivir con lupus.

No puedo sino agradecer a Nuria su generosidad a la hora de compartir sus experiencias en el blog. Creo que uno de los mayores problemas que acompañan a quienes sufren esta enfermedad es la incomprensión de los demás ante una sintomatología tan amplia, especialmente reflejado en la teoría d…

LA TIZA EN LA PIZARRA, EL CUCHILLO EN EL PLATO... ¿POR QUÉ NOS DAN DENTERA?

Imagen
Uno de los lugares donde más difícilmente me encontraréis es uno de esos restaurantes donde el plato principal es la carne (excepto si son hamburguesas, como entenderéis después). Y no porque no me guste, al contrario, me encanta. El problema es que, cuando te traen un filete, tienes que cortarlo para comértelo y es cuando comienza mi pesadilla: el chirrido del cuchillo rozando el plato al cortar el filete, sobre todo si está un poco duro.
 Al primer microchirrido tengo que soltar los cubiertos y llevarme la mano a los dientes, porque tengo la sensación de que los está atravesando una corriente eléctrica que resulta del todo insoportable. Como soy bastante educada, en esas situaciones me suelo limitar a mirar al comensal ruidoso con la misma cara de reprobación que Sheldon Cooper cuando te sientas en su sitio del sofá, mientras en mi imaginación me levanto, le quito el cuchillo, se lo pongo con violencia en el mantel y le digo: ¡Deja ya el cuchillito de las narices!

Esto, que puede p…