HAZLO O NO LO HAGAS, PERO NO LO INTENTES – El fracaso como estímulo para el escritor

La primera vez que escuché esta frase, cuando el pobre Luke Skywalker trataba de aprender a ser Jedi y el Maestro Yoda no le daba un respiro en la película Star Wars, el Imperio contraataca, pensé que, en el fondo, restaba posibilidades. Si no puedes intentarlo ¿no puedes hacerlo? Entonces, si no hay posibilidad de no conseguirlo, mejor no intentarlo, ¿no?



Con el tiempo he comprendido que significa todo lo contrario, que la elección de hacerlo o no te abre muchas más posibilidades que el mero hecho de intentarlo, aunque pueda parecer contradictorio. ¿Por qué? Porque limitarnos a intentar algo lleva dentro de sí la oportunidad de, tras fracasar en nuestro intento, encogernos de hombros, decir “al menos lo he intentado” y darnos media vuelta para perseguir otro objetivo que intentar de nuevo. Con lo cual, aquello que habíamos intentado, aquella pequeña semilla de proyecto que teníamos, a menudo se seca y se olvida como una planta sin regar, y sólo nos queda el recuerdo amargo de nuestro fracaso, tras echarle la culpa a todo lo que nos rodea: el mercado, el tiempo que nos ha tocado vivir, el enchufe del otro candidato... y caer en el victimismo nos quita de responsabilidad, lo cual nos puede aliviar, pero nos impide ser dueños de la oportunidad de hacerlo de nuevo.

Por el contrario, elegir entre hacerlo o no, nos da la oportunidad de hacer algo, no conseguirlo (aquí ya la palabra fracaso no es válida) y, si no lo conseguimos, observar lo que hemos hecho, analizarlo, mejorar o arreglar las partes defectuosas y volver a hacerlo. El resultado puede no ser el esperado, pero ten por seguro que será diferente, habrá hecho aumentar tu confianza en tu proyecto y ponerte a la búsqueda de lo que necesitas para conseguirlo. Y además, nos impide victimizarnos

Y si no, fijaos en Ken Follet. ¿Alguien se imagina a este autor sin vender un libro o sin que su última obra escale como una exhalación al número uno de los libros más vendidos? Por supuesto que no. Pero hubo una época en que era así, tal como contó Ken en una entrevista. Escribía y escribía, pero nadie le publicaba sus libros. Pero en lugar de echarle la culpa a la industria, se volvió sobre sus libros y se preguntó qué era lo que fallaba. Decidió entonces que el problema era que no hacía ningún esquema antes de empezar a escribir, con lo cual a menudo se iba por las ramas. En la siguiente novela se ciñó al boceto que él mismo había preparado y fue su primera obra publicada.

Con esto no quiero decir que diseñar el esquema antes de escribir una novela sea el summum para lograr convertirse en un escritor de éxito. Stephen King reconoce que no prepara ninguno a la hora de escribir, sino que esta se va creando a medida que él va escribiendo. De esto podemos deducir que se puede aprender de los grandes, por supuesto (por algo lo son), pero que nunca debemos olvidar lo que Bagger Vance (Will Smith) decía a Rannulph Junah (Matt Damon) en “La leyenda de Bagger Vance”:

Dentro de todos y cada uno de nosotros hay un verdadero y auténtico swing. Algo con lo que nacemos, algo que es nuestro y solo nuestro. Algo que no se puede enseñar ni aprender. Debemos mantenerlo vivo. Con el paso del tiempo el mundo puede robarnos ese swing y queda enterrado en nuestro interior bajo todos nuestros "habría, podría, debería”.
Hay quien llega a olvidar cuál era su swing

Como escritores, tenemos muchas oportunidades para olvidar cuál es nuestro swing, de, tras varios fracasos, convencernos de que mejor dedicarnos a otra cosa que gastar nuestro tiempo emborronando páginas y dejarnos de pájaros en la cabeza. Pero también tenemos muchas oportunidades para encontrar cuál es nuestro swing, mejorar y mejorar hasta conseguir nuestro objetivo, aunque tengamos que compaginarlo con un trabajo que apenas nos deja una hora al día para escribir. Y cada no, cada fracaso (todos, incluso los grandes, arrastran miles), nos tiene que servir para perfeccionar ese golpe maestro que finalmente, mande directamente nuestra pelota al hoyo. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

VALENTI FAINE - LA VEU DE LA CIUTAT - PREGUNTAS SOBRE CUANDO EL DIABLO SE SIENTA A TU LADO

Entrelazamiento cuántico, almas gemelas y el hilo rojo

PAGANINI ¿VIOLINISTA DIABOLICO?