ERRORES A EVITAR AL ESCRIBIR UNA NOVELA DE TERROR


Más de una vez, cuando leemos una novela de terror, en lugar de pasar un buen rato de miedo, nos quedamos indiferentes o, peor aún, la película o la novela es tan mala que nos da risa, asco o nos enfada porque nos deja indiferentes. Y a menudo, esto no deriva tanto de que el argumento sea malo como de que el escritor haya cometido alguno de los errores que convierten una novela de terror en un festival de carcajadas o en un libro que lamentamos haber comprado.

Son muchos los errores que podemos cometer al escribir terror, pero aquí tenéis alguno de los más comunes, que es necesario evitar:

- No crear la atmósfera correcta: Por muy cotidiano que sea el escenario donde se va a desarrollar nuestra historia, necesitamos ir metiendo poco a poco al lector en nuestra novela. No se trata de describirlo todo con detalle, pero sí irle dando a conocer los personajes, su situación, psicología y su motivación para actuar. De ese modo, en lugar de dar un susto de repente, vamos haciendo crecer la intriga y poniendo poco a poco los pelos de punta al lector, de forma que pueda sentir el miedo de nuestro/a protagonista.

- Repulsión y asco: Si tu protagonista es un serial killer, habrá alguna escena en la que describas el asesinato, pero no es necesario que te regodees y que describas minuciosamente cada detalle de la disección del cadáver. Quieres que el lector se asuste o se inquiete, no que tenga que salir corriendo a vomitar. (A menos que tu novela sea gore, claro).

- No dar tu toque personal: Pocas cosas parece que quedan por inventarse en el género de terror (con el permiso de Stephen King, claro está 😊), pero, como en cualquier historia, lo importante es que la hagas tuya, que te impliques, que busques dentro de ti eso que te asusta de ella y lo transmitas a los personajes. Por muy manido que sea el tema, puedes darle una vuelta de tuerca espectacular.

- Falta de descripción: Uno de los aspectos que me resultó más difícil cuando escribía “Cuando el Diablo se sienta a tu lado” fue describir las escenas con demonios, espíritus, espectros y demás. No basta con decir al lector que el protagonista está asustado. Necesitamos meterlo en la situación, que la vea, la palpe, la sienta, poner en marcha los mecanismos del miedo. Para ello, quien se tiene que sumergir primero eres tú, visualizarla con todo tipo de detalle que puedas trasladar al lector.

A mi entender estos son los errores más importantes. ¿Conoces alguno más, según tu experiencia como lector o escritor? Si es así, no dudes en comentarlos.



Comentarios

Entradas populares de este blog

VALENTI FAINE - LA VEU DE LA CIUTAT - PREGUNTAS SOBRE CUANDO EL DIABLO SE SIENTA A TU LADO

Entrelazamiento cuántico, almas gemelas y el hilo rojo

PAGANINI ¿VIOLINISTA DIABOLICO?